16 jul. 2011

Impulsividad


La Dra Margarita Corominas Roso explica que hay dos estilos de impulsividad: la funcional y la disfuncional.
La Impulsividad Funcional es la tendencia a actuar con poca planificación, pero en el momento en que el individuo siente que la situación es óptima. Este aspecto es generalmente positivo y no tiene consecuencias negativas para el individuo o su entorno.
La Impulsividad Disfuncional implica conductas que son inapropiadas para el contexto, prematuras, pobremente planificadas, y casi siempre, conllevan consecuencias adversas. Este tipo de conductas se caracterizan por la incapacidad para utilizar la información disponible a fin de pensar  en las consecuencias de los propios actos; la escasa tolerancia para posponer una recompensa inmediata, pero pequeña, a favor de una recompensa mayor, aunque tardía; y un déficit para suprimir una respuesta motora prepotente. “Estas tres dimensiones de la impulsividad reflejan una incapacidad para evaluar y, consecuentemente, responder con flexibilidad en la consecución de un objetivo específico o en un entorno cambiante”.
Las características de la conducta impulsiva son:
-          Búsqueda de excitación
-          Gusto por el riesgo
-          Poca tolerancia al aburrimiento
-          Toma de decisiones rápidas
-          Falta de planificación de las actividades
-          Falta de previsión
-          Ausencia de la perseverancia
-          Cambios bruscos en la conducta.
Si bien hay algunos trastornos psicológicos en los que las conductas impulsivas aparecen frecuentemente asociados, la mayoría de las personas experimenta alguna vez esa imposibilidad de contener una respuesta o una conducta de la que tarde o temprano suele arrepentirse.
José María Dorte explicó en una reciente entrevista que las personas más propensas a este tipo de reacciones son las que se sienten más vulnerables, las que tienen más mermada su autovaloración o su seguridad o las que son dependientes emocionalmente de familiares y amigos. Entonces, sienten que las actitudes ajenas pueden hacerles daño o afectarles negativamente. Es decir: a más vulnerabilidad e inseguridad, mayor impulsividad.


1 comentario:

ECLIPSA dijo...

Es la primera ves que visito tu blog me encanta el contenido y veo que tambien te gustan los mismo libros que yo leo , bueno sabes uno ultimo que lei fue EL PERFUMISTA DE MARIA ANTONIETA DE FEYDEAU ELISABETH es encantador el libro , bueno me encanta tu blog enserio ,muy agradable .

te visitare cada que pueda bye