3 sept. 2010


Para los que hayan perdido el camino... Para los que crean perder el tiempo... Para aquellos que no encuentran sentido a su vida... ¿Es que acaso tiene alguno? ¿Es que el único sentido que tiene no es vivirla? ¿No es eso suficiente? Hay que saber vivirla, hay que aprovechar el tiempo, ese tiempo que parece escaparse tan rápido y que a veces nos parece estar perdiendo en cosas inútiles, en algo que ni nos va ni nos viene. Por desgracia, no tenemos más remedio que tragar con ello a veces. Así es como hemos elegido los humanos que queremos vivir. Lo único que podemos hacer ahora es elegir mientras podamos, elegir lo qué queremos hacer, con quien queremos estar. Y nos encontraremos con cosas que no nos gustan , pero al menos lo habremos elegido nosotros. Estaremos viviendo nuestra propia vida. Al fin y al cabo es un regalo, llegamos a la Tierra para verla y para disfrutar de nuestro cuerpo y nuestra existencia plenamente, y que, sea lo que sea lo que haya después, como esto no habrá nada. A veces nos gustaría escapar, seguir nuestros instintos y huir lejos, a lo salvaje, donde nadie nos busque ni nada nos robe la libertad, o nos impida hacer lo que queramos... Pero en la vida todo tiene un precio. También venimos para aprender a negociar con la propia vida, con el mundo, para comprender que no hay felicidad sin sufrimiento, que siempre hay que dar algo a cambio; a veces nos caemos sin cesar, sufrimos, nos desesperamos y no encontramos el sentido a nada. Todo nos decepciona... Ya nada es lo que parecía en un prinicípio, conforme avanzas por los senderos de la vida vés que todo es mucho más dificil de lo que parecía. A veces pensamos si nos habremos equivocado... ¿Pero es que es posible acaso? Nuestra vida no es más que un recorrido que durará "x" años, es como salir de un laberinto: llegamos a miles y miles de bifurcaciones y hemos de elegir un camino u otro, pero no hay uno bueno y otro malo, no es posible equivocarse, simplemente son distintos. Y ambos nos reportarán cosas buenas y cosas malas, seguro. Por eso, aunque suframos y nada nos parezca lo suficientemente bueno como para luchar por ello, aunque nuestro camino se haya vuelto a veces insufrible, el trecho recorrido nos ha proporcionado lo que no hubiera encontrado de haber seguido otro. Podríamos despojarnos de nuestras responsabilidades y marchar hacia la libertad, podríamos haber ido en busca de la felicidad allá donde el instinto nos dijera que podíamos encontrarla... Pero elegimos este camino, éste que parecía más difícil, y aunque no sabemos a dónde nos llevará, lo seguimos por que no tenemos otra opción. Este camino que se borra bajo el polvo de la rutina con tanta facilidad, este camino que no lleva a ninguna parte ¿O si...? ¿Quien sabe.? ¿Lo sabes tú acaso? Por eso en realidad no importa no ver el final, porque nunca se sabe qué puede pasar. No importa que no haya una senda a seguir ni marcas que nos guien, no importa atravesar los espinos sin saber si va a servir para algo... Algo se aprende siempre, y a algun sitio llegaremos, seguro. No importa porque no estamos solos. Que el camino haga lo que le plazca, que pase el tiempo lo rápido que quiera, que sigue siendo nuestra elección... Que sigue siendo nuestra vida... Al final, llegamos ¿O no...? No nos agobiemos y no perdamos la sendaSigamos a donde nuestros pasos nos lleven.

1 comentario:

Across The Universe dijo...

woooooow. Me encantó.

(gracias x ver mi bloggggggggg jijijiji. tengo q promocionarlo ahora(?)