22 may. 2010


Y para qué

medir el tiempo
si lo nuestro

es esperar.

No hay comentarios: