8 ago. 2014

Cuando la muerte te toca de cerca te hace sentir, y también reflexionar.
Cuantos de esos mensajes dispersos habrán sido un pedido de ayuda, y cuanto habrás querido encontrar alguna otra salida. Te ví por última vez en el 2007, hace siete años atrás... y nunca más voy a saber si están tan flaco como siempre, si seguís comiendo tres paquetes de roklets al mismo tiempo, si aún sabes hablar en campesino, si queres que nos metamos al río en pleno invierno, si estás bien o mal con tu novia, o si simplemente estás pelotudeando en algún lado. Lamento no haberte dado el valor que hoy quisiera darte todo junto con tal de alargarte aunque sea un día de vida. Lamento que hayas tenido que recurrir a esa decisión, pero también creo que si lo hiciste fue porque algo en vos ya no sobrevivía y posiblemente ahora si estés en paz. Nadie quiere dejar ir al otro, porque no soportamos el dolor que tenemos que llevar. Vos ya no sufrís más, y al fin de todo, eso es lo que cuenta para vos. Siempre en mi corazón Facu, y en el de todos los que te amamos, que no somos pocos.