25 dic. 2013

bye bye


Últimos minutos de un año, del año. 
Ni el mejor ni el peor, vivido con cada latido y cada suspiro. 
Y vaya.. ¡Sí que hemos aprendido!
Asusta que esas manijas que sentencian horas y días, 
recorran el reloj con la velocidad de la vida. 
Pero conforta saber que ese recorrido nunca ha sido vacío.